GLUCOSA



GLUCOSA

¿Qué es la glucosa?

La glucosa es el hidrato de carbono simple (azúcar) más importante. Presenta un aspecto cristalino y de color blanco y su fórmula es C6H12O6. Se conoce tambien como como azúcar de la uva porque aparece en cantidades muy elevadas en el mosto (un 30 % de su peso)

Las plantas la obtienen a traves de la fotosíntesis y los animales principalmente a traves de los alimentos ingeridos. La glucosa tambien puede obtenerse por descomposición mediante la acción del agua (hidrólisis) de otros hidratos de carbono, como el almidón, la celulosa, la maltosa o el glucógeno.

La glucosa fermenta por acción de levaduras produciendo alcohol etílico y dióxido de carbono. De esta manera, por ejemplo, se obtiene el vino a partir de las uvas.

Industrialmente se obtiene del almidon con uso de ácidos o mediante la acción del agua. Se utiliza como edulcorante alimentario y en la industria de la piel y los tintes. En medicina se aplica intravenosamente para el tratamiento de la deshidratación o la alimentación intravenosa.

La importancia de la glucosa en el organismo humano

De esta manera se obtiene la glucosa que constituye la fuente de energia del organismo. La glucosa aparece en las células y líquidos corporales siendo muy importante la manera en que el organismo regula sus niveles y su distribución, lo que se conoce como glucemia o nivel de glucosa en la sangre, plasma sanguíneo o suero. De esta manera la glucemia constituye un indicador de como el organismo regula el contenido de glucosa en la sangre.

Cuando los niveles son superiores a lo que se considera normal (70 mg/dl y los 100 mg/dL) se produce lo que se conoce como hiperglucemia, la cual puede ser síntoma de una enfermedad como la diabetes. La glucosuria es el exceso de azúcar en la orina y también puede ser un síntoma de esta enfermedad, aunque también se manifiesta en personas sanas que han ingerido demasiada cantidad de alimentos ricos en azúcares.

Cuando los niveles de glucosa en la sangre son inferiores a los que se considera normal se produce lo que se conoce como hipoglucemia (tasa inferior a 50-60 mg por 100 mL). Esta puede ser debida a una mala administración de la insulina en los pacientes diabéticos. En personas sanas se debe normalmente a un consumo excesivo de glucosa producido por dietas demasiado hipocalóricas. También puede darse en casos de alcoholismo o en personas con problemas de hígado.

Metabolismo de los glúcidos

La glucosa es vital para el organismo humano. La mayoría de los hidratos de carbono ingeridos a traves de los alimentos, directamente o transformados, terminan convirtiendose en glucosa. (Más información en Metabolismo de los hidratos de carbono)

Glucosa o fructosa

Según los últimos estudios llevados a cabo por el Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) llevado a cabo sobre animales, la ingesta prolongada de fructosa en cantidades elevadas aumenta la resistencia del organismo a la insulina por lo que favorece el desarrollo de la diabetes.

Otros estudios realizados en Estados Unidos siguen en la misma línea. Según todos ellos, y a diferencia de lo que se pensaba hasta ahora, la fructosa resulta más peligrosa que la propia glucosa dado que es capaz de neutralizar la insulina que es la que controla la manera en que el azucar es metabolizado por las células. Todo ello puede conllevar al desarrollo de numerosas enfermedades metabólicas, incluyendo la obesidad, el aumento del colesterol y los trigliceridos y la diabetes insulino-dependiente (diabetes tipo 2)

Todos los estudios han llegado a la conclusión que la fructosa resulta más peligrosa cuando se toma en forma líquida que cuando se ingiere fruta fresca. No resulta pues recomendable sustituir una pieza de fruta por un zumo de fruta, y especialmente negativo resulta el consumo de bebidas refrescantes endulzadas con fructosa o el de productos edulcorados con fructosa. (Más información sobre este tema en la página de las propiedades de la fructosa)

Azúcares simples o complejos

Es importante moderar el consumo de alimentos que contengan azúcares simples, tanto fructosa como azúcar de mesa (sacarosa) Véase Hidratos de carbono simples en el listado superior).

El consumo elevado de estos productos puede ser responsable, tal como hemos visto anteriormente, no solamente del desarrollo de obesidad, diabetes o trigliceridos, sino también de la aparición de otras enfermedades como: Envejecimiento prematuro, enfermedades del corazón, osteoporosis, caries, gingivitis, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa, menor resistencia a las enfermedades contagiosas por debilitamiento del sistema inmunológico o fatiga en general.

Más información sobre los hidratos.

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.