indice
iniciodiccionariorevista gratuitacursosforobibliografiarecomendar

 

REVISTA DE PLANTAS

revista

 

REMEDIOS CASEROS

remedios curativos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

DIETA PARA UNA MALA CIRCULACION

(Alimentos adecuados para mejorar la circulación de la sangre)

 





Importancia de la dieta en la alimentación

 

ajo

Comer ajo ayudará a mejorar la circulación porque es un anticoagulante natural

 

altramuces

Los altramuces favorecen la circulación de la sangre porque disminuyen el colesterol y son ricos en lecitina

La alimentación puede ser una ayuda muy importante para la circulación. Generalmente se conoce como mala circulación aquella en que la sangre circula con dificultad.

Una dieta inadecuada puede ser responsable del espesamiento de la sangre, con la aparición de coágulos, que dificultan la fluidez sanguínea y pueden provocar anomalías o accidentes vasculares, como hemorroides, dolor de cabeza, varices, celulitis, infartos, anginas de pecho, derrames cerebrales, etc.

 

¿Qué alimentos son buenos para la circulación sanguínea?

 

- Alimentos ricos en componentes fluidificantes:

 

Las personas que tienen tendencia a tener " la sangre espesa" deberían escoger aquellos alimentos ricos en componentes que fluidifican la sangre. Son alimentos ricos en salicilatos aquellos que contienen propiedades antiagregantes Entre estos alimentos se encuentran :

Alimentos con niveles muy altos : condimentos: pimienta de Cayena o la canela; hierbas: regaliz, orégano, tomillo, salvia.

Alimentos con niveles altos : condimentos: ajo, cebolla, hinojo, limón, ginseng, apio, perejil, pimentón, pimienta negra, cardamomo, achicoria o menta. Frutas: jugos de frutas, ciruelas pasas, uvas pasas o frambuesas.

Alimentos con niveles bastante altos: condimentos: jengibre, chile, clavo, estragón, vinagre, albahaca, aceitunas verdes , nuez moscada. Verduras y hortalizas: pimientos, pepinillos, zanahorias, endibia, achicoria, rábanos, habas, brotes de soja, soja, pasta de tomate. Frutas: piñas, naranjas, plátanos, ciruelas, zarzamoras, moras, grosellas, papayas, arándanos, dátiles, albaricoques, cerezas, guayabas, kiwis, melones, sandías, Frutos secos: Almendras o cacahuetes.


- Alimentos ricos en grasas insaturadas:

Estas grasas se conocen como " grasas buenas " por el papel que ejercen en el control del colesterol y en las enfermedades del corazón. Pueden ser monoinsaturadas, como el aceite de oliva y el aceite de cacahuete, o poliinsaturadas como el aceite de pescado, el aceite de semillas de girasol, el aceite de soja, el aceite de avellana.

 


- Alimentos con mucho potasio:

El potasio contrarresta al sodio y permite la eliminación de líquidos lo cual favorece la circulación sanguínea en general, pero especialmente en lo que se refiere a la circulación en las piernas. ( Véase alimentos ricos en potasio)

 

- Alimentos ricos en fibra soluble y no soluble:

La fibra soluble ayuda a bajar el nivel de colesterol en la sangre. Este tipo de fibra evita la reabsorción del colesterol intestinal producido por la bilis para la digestión de lo alimentos. La fibra soluble forma un gel que atrapa este colesterol que es expulsado al exterior sin pasar a la corriente sanguínea.

El hígado, que necesita del colesterol para formar los ácidos grasos, necesita tomarlo de la sangre lo que produce una disminución del mismo.

La reducción del nivel del colesterol supone una reducción del riesgo de sufrir accidentes vasculares. La fibra no-soluble, junto con la fibra soluble, ayuda a controlar el estreñimiento que puede ser responsable de la aparición de problemas circulatorios como varices o hemorroides. ( Ver alimentos ricos en fibra)

 

Importancia del agua en la circulación de la sangre

 

El agua es necesaria para el buen funcionamiento del organismo. Una buena hidratación permite mantener los fluidos corporales adecuados para la correcta eliminación de toxinas que mantendrán la sangre en buen estado. Beber 1 litro y medio de agua como mínimo cada día es una buena manera de mejorar la circulación. Las mejores aguas para la circulación son las aguas minerales certificadas con un contenido bajo en minerales. ( Ver tipos de agua)

Igualmente resulta interesante tomar otros líquidos que se pueden sumar a la ingesta diaria de agua. Los zumos de frutas y los caldos de verduras, además de aportar agua muy pura, proporcionan vitaminas y minerales con propiedades antioxidantes capaces de neutralizar los efectos negativos que los radicales libres tienen sobre los vasos sanguíneos. De esta manera contribuyen a mantenerlos flexibles y resistentes.

A pesar de ello, los zumos de frutas contienen mucho azúcar y el exceso de azúcar es malo para la circulación. Es importante que el consumo de zumos sea moderado ( medio litro al día como máximo, diluido en agua y bebido a lo largo de todo el día)

 

Alimentos perjudiciales para la circulación sanguínea

 

Entre los alimentos no adecuados para la circulación tenemos los siguientes:

 

- Alimentos ricos en componentes agregantes o coagulantes:

 

Estos alimentos aumentan la coagulación de la sangre, haciéndola " más espesa" . Entre estos alimentos tenemos aquellos que son:

Alimentos ricos en vitamina K: Alfalfa: La vitamina K es necesaria para que se produzcan los coágulos sanguíneos que permitirán, por ejemplo, que una herida se cierre y deje de sangrar, para que no sangre la nariz o que no se formen moretones o hematomas con un golpe o contacto muy simple.

Se puede encontrar en alimentos de origen vegetal en mayor o menor proporción, sin embargo las fuentes vegetales más ricas son las que proceden de verduras y hortalizas de color verde oscuro. Las más ricas son las coles rizadas ( 550 mcg/taza) , las acelgas ( 300 mcg/taza) , Las espinacas ( 144 mcg/taza) las hojas de nabo (138 mcg).

Otros alimentos que la contienen son las coles, las coles de Bruselas, los bróculis, los espárragos, las coliflores.


- Alimentos ricos en grasas saturadas y grasas-trans:

Dietéticamente se consideran como " grasas malas", ya que son las responsables de la aparición del colesterol y de muchos problemas de circulación. La mayoría de las grasas saturadas se obtienen de alimentos de origen animal ( carne, leche y derivados sin desnatar, como los quesos o los yogures, )

Entre los principales ácidos grasos-trans tendríamos la margarina y otras grasas duras, los pasteles, las galletas o las patatas fritas. Provienen de aceites no saturados que se han transformado y funcionan dietéticamente como grasas saturadas.

 

- Alimentos ricos en sodio:

El sodio produce acumulación de líquidos en el organismo y contribuye a una mala circulación en general, pero especialmente en las piernas. ( Véase alimentos con mucha sal)

punto rojoMás información sobre mala circulación en el listado superior.

El material que aquí se trabaja tiene un carácter informativo. En caso de duda consúltese con el facultativo.
" Botanical" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

El mundo de las Plantas
Copyright ©1999-2011 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados