Animales


 

 

 

Animales útiles y perjudiciales

ENEMIGOS DE LAS SERPIENTES



Serpientes venenosas




Enemigos de las serpientes


Las serpientes son presa de otros carnívoros. Así que podemos considerar que están en lugar intermedio en la cadena alimentaria.

- Ver Cadena alimentaria


Como enemigos, las serpientes tienen sus depredadores directos (aves, mamíferos
, otros reptiles e incluso invertebrados). Sin embargo, la mayoría de animales no son estrictamente ofiófagos. Sólo algunas rapaces y algunas serpientes se alimentan exclusivamente de ofidios.



Foto de halcón de Harris

Las aves rapaces son los principales enemigos de las serpientes




El ser humano no es únicamente un depredador de serpientes. También desempeña un papel importante como enemigo de los ofidios con la destrucción de sus hábitats o de las propias serpientes.

Además, los microorganismos y parásitos unicelulares son también importantes enemigos de las serpientes.

Aves enemigas de las serpientes


Las aves rapaces diurnas son los principales enemigos de las serpientes. En todas las regiones del planeta Tierra hay aves de presa que se alimentan de serpientes.

El secretario (o serpentario) es el enemigo más importante de las serpientes entre las aves, tanto de los ofidios venenosos como de los no venenosos. Sus largas y escamosas patas le protegen de las mordeduras de las serpientes.

El cernícalo es otro gran enemigo de las serpientes.

El águila culebrera, como indica su nombre, se alimenta casi exclusivamente de serpientes.

Las gallináceas, como el gallo, el pavo o la pintada, son grandes devoradoras de serpientes.



Foto de pavo


El pavo es un enemigo declarado de las serpientes





Las aves zancudas, como la garzas real o la cigüeña, son depredadores ocasionales de serpientes. Cazan culebras de agua, como la culebra teselada o la culebra viperina.

 

Mamíferos enemigos de las serpientes


No existen mamíferos exclusivamente ofiófagos, sin embargo, algunos mamíferos consumen serpientes con cierta regularidad.

Algunos felinos de pequeño tamaño como el gato montés, cazan de vez en cuando serpientes.

Los grandes felinos, como el leopardo, depredan sobre serpientes de gran tamaño.

Algunos cánidos, como el fenec o el chacal, consumen serpientes de vez en cuando.

Los cerdos salvajes australianos son unos grandes enemigos de las serpientes. El facoquero ataca a las serpientes no venenosas y a las venenosas. El jabalí puede consumir culebras y víboras. Los cerdos asiáticos atacan a las cobras. El cerdo no es inmune al veneno de las serpientes pero está bien protegido por su capa de grasa.





Foto de jabalí

El jabalí consume ocasionalmente serpientes



La gineta y otros vivérridos se alimentan a veces de serpientes.

Ciertos mustélidos carnívoros, como turones o garduñas, comen, ocasionalmente, víboras y otras serpientes. Algunos mustélidos omnívoros, como el tejón también dan caza a estos animales.

Dentro de la familia de las mangostas (herpestidae), el suricata consume serpientes con bastante frecuencia. Sin embargo, es la mangosta asiática el enemigo principal de las serpientes dentro de los mamíferos. La mangosta asiática tiene cierta inmunidad al veneno de la cobra.

El erizo es un gran cazador de serpientes y es resistente al veneno de los ofidios. Cuando un erizo se dispone a devorar una víbora empieza por la cabeza.

Los topos pueden comer muy ocasionalmente culebras.

Algunos murciélagos, como los falsos vampiros, pueden comer serpientes, además de insectos.


Entre los primates, los babuinos a veces comen pequeñas serpientes.


Reptiles enemigos de las serpientes


El cocodrilo puede comer cualquier tipo de serpiente acuática, como el mocasín o la pitón, sin embargo, rehuye las serpientes venenosas.

Los grandes lagartos carnívoros, como el varano, pueden capturar pitones, cobras y serpientes comedoras de huevos. Además, estos reptiles también se alimentan de huevos de serpiente. El lagarto ocelado puede cazar serpientes jóvenes.

Las tortugas acuáticas, como las tortugas de caparazón blando o la tortuga mordedora, depredan sobre serpientes semiacuáticas.

Existen serpientes que se alimentan de otras serpientes (son ofiófagas). Lampropeltis getulus o serpiente rey de California devora otras culebras y crótalos. Esta serpiente es inmune al veneno de los crótalos. La serpiente coral del este (Micrurus fulvius) se alimenta de serpientes excavadoras, además de lagartos. Los ofidios excavadores son unos grandes cazadores de otras serpientes. La cobra real (Ophiophagus hannah) caza grandes culebras y pitones.

Invertebrados enemigos de las serpientes


Algunos invertebrados consumen serpientes, de un tamaño similar al propio, ya sea especies pequeñas o individuos jóvenes.

Los arácnidos como escorpiones, grandes arañas y solífugos pueden comer serpientes. Las tarántulas del género Grammostola se alimentan frecuentemente de serpientes.



Foto de tarántula rosada chilena (Grammostola rosea)

Las tarántulas, como Grammostola, tienen en su dieta las serpientes





Los miriápodos como la escolopendra a veces cazan serpientes.

Los escarabajos cárabos a veces se alimentan de serpientes.

Las hormigas son capaces de matar serpientes de movimientos lentos.

Otros enemigas de las serpientes


Todos los peces carnívoros, ya sean de agua dulce como de agua salada, pueden consumir serpientes acuáticas, como la culebra viperina. Como especies de agua dulce cazadores de serpientes tenemos las anguilas, los lucios y las percas. Los tiburones a veces capturan serpientes marinas.

Los anfibios cazan muy ocasionalmente serpientes jóvenes. El sapo común, la rana verde o el escuerzo (Ceratophrys cornuta) pueden ser unos buenos cazadores de serpientes de pequeño tamaño.




Foto de sapo común (Bufo bufo)


El sapo común puede engullir serpientes jóvenes de pequeño tamaño

 

El ser humano como enemigo de las serpientes


En algunas regiones del mundo, el ser humano actúa como depredador de serpientes y las matan para comérselas.

Las boas de gran tamaño son muy apreciadas por los bosquimanos de Sudáfrica y los aborígenes australianos.

Las serpientes acuáticas son apreciadas, especialmente, por los pescadores camboyanos que las cazan accidentalmente en sus redes.

Donde más serpientes se consume es en China.

Sin embargo, los daños que causa el ser humano en las serpientes son mayores cuando les da caza para obtener su piel o cuando destruye sus hábitats.

Parásitos de las serpientes


Los reptiles son bastante resistentes a los gérmenes porque pueden alojar bacterias que pueden ser patógenas (causar enfermedades) para otros animales y estar completamente sanos. Sin embargo, los factores de estrés como la muda o la hibernación pueden favorecer la revitalización de estos microorganismos y provocar la aparición de enfermedades en el animal.

En estado salvaje, las enfermedades bacterianas más habituales son las infecciones de las heridas producidas por picaduras de parásitos de la piel, por mordiscos y arañazos de enemigos o por las heridas propinadas por sus propias presas.

Como parásitos de la piel, las serpientes pueden tener parásitos externos y/o internos como garrapatas y otros ácaros, gusanos planos (platelmintos), sanguijuelas y larvas de moscas comedoras de carne (miasis)

Como parásitos del aparato digestivo, tenemos protozoos (amebas y coccidios), Sin embargo, son más perjudiciales los gusanos redondos (ascárides y oxiuros)

* Información relacionada: Enemigos naturales de los animales


Más información sobre las serpientes en el listado superior.

 


 


www.botanical-online.com



El mundo de la Naturaleza

©1999-2014 Botanical-online SL.Todos los derechos reservados. Política de uso

Diseño:

www.dibujosparapintar.com