Alimentos perjudiciales para el intestino agujereado

Este artículo ha sido avalado por Elisenda Carballido - Dietista nutricionista. Postgrado en Fitoterapia y máster en Nutrición y Metabolismo.

Dieta para el síndrome del intestino agujereado

¿Qué alimentos perjudican el intestino agujereado?

La dieta para el síndrome del intestino agujereado pretende mejorar el bienestar digestivo aportando alimentos que ayudan a regenerar la mucosa digestiva, recuperar la flora intestinal debilitada y sellar la pared intestinal.

En el tratamiento dietético es tan importante «lo que se come» como lo que «no se come». Por este motivo, conviene evitar toda una serie de alimentos y hábitos dietéticos perjudiciales para el intestino:

fiambres

Los fiambres y carnes procesadas son totalmente prescindibles en la alimentación y se recomienda no consumirlas.

Alimentos malos para el intestino agujereado

Los siguientes alimentos resultan perjudiciales para las personas con intestino agujereado o demasiado permeable (hiperpermeabilidad intestinal):

Las peores carnes para el intestino y la salud

Es muy dañino para el intestino comer carne procesada habitualmente, es decir, cuando los embutidos, lonchas, salchichas, y otros productos derivados cárnicos forman parte de nuestra dieta diaria.

embutidos

Los embutidos (lonchas, salchichas,etc.) no se deben consumir habitualmente.

Las personas con problemas intestinales notan rápidamente síntomas malestar intestinal al consumir estos productos. Los embutidos contienen mucha grasa animal de mala calidad, además de mucha sal y aditivos indeseables como los nitratos y los nitritos, sustancias conservantes de estos alimentos, que en el colon se convierten en nitrosaminas cancerígenas.

Tampoco conviene abusar de las barbacoas y asados a altas temperaturas, porque el color «tostado» de los alimentos indica la formación de diferentes compuestos irritantes para el estómago y el intestino, los llamados HAP y las aminas heterocíclicas.

Gluten, intestino permeable y enfermedades intestinales o inflamatorias

Algunos cereales como el trigo, cebada, centeno y sus derivados, contienen una proteína llamada gluten, que en el intestino se descompone de prolaminas y gliadina.

colon

El pan y la harina de trigo contiene una proteína llamada gluten, que en el intestino se descompone de prolaminas y gliadina. Se cree que la gliamina aumenta la separación entre los enterocitos (células intestinales), en todas las personas. Es decir, consumir gluten podría aumentar la permeabilidad o «agujeros» del intestino. Por esta razón, algunos expertos recomiendan siempre evitar el trigo en caso de enfermedades intestinales, al menos temporalmente.

Existen estudios en los que se ha observado un aumento de la separación entre los enterocitos (células intestinales) al consumir gluten. Es decir, que la gliadina (componente del gluten) podría aumentar la permeabilidad o «agujeros» del intestino.

Por esta razón, algunos expertos recomiendan evitar los alimentos con gluten, como el trigo, en caso de enfermedades inflamatorias e intestinales, al menos temporalmente.

En una primera fase puede ser recomendable evitar el pan y las harinas por una posible sensibilidad al gluten no celíaca.

¿Qué se puede comer si no se come gluten?

Para eliminar el gluten no es necesario consumir productos especiales sin gluten, que, por otra parte, normalmente no son recomendables debido a que son productos ultraprocesados llenos de sal, azúcar, grasas malas o aditivos.

Se puede comer una dieta sin gluten con alimentos que naturalmente no contienen este componente: patata, boniato asado, trigo sarraceno, lentejas, garbanzos, tapioca, plátano macho, frutas, etc.

No masticar «da más trabajo» al intestino

Masticar es importante porque la digestión empieza en la boca. Masticar permite que los jugos digestivos entren en contacto con todas las moléculas del alimento, permitiendo que actúen las enzimas en su disgregación, para que se transforme en moléculas más pequeñas (nutrientes) y sea posible asimilarlas. En el intestino agujereado es importante que los alimentos estén bien masticados, en especial aquellos más duros como las carnes, granos, legumbres o frutos secos.

La falta de masticación o engullir los alimentos conlleva digestiones más largas y mayor fermentación o putrefacción de los alimentos en el tracto digestivo, mayor trabajo para los órganos digestivos, y la producción de gases que pueden irritar o inflamar el intestino. Existe un dicho que dice: Beber el sólido y masticar el líquido, sobre todo si tenemos problemas de digestión.

El estrés perjudica -y mucho- la salud

estres

El estrés psicológico afecta a nuestro sistema digestivo.

El estrés y nuestro estado emocional repercute en nuestra salud intestinal. Esta relación se ve muy clara en casos de síndrome de intestino irritable, aunque en personas sanas es más difícil de establecer relación, porque no hay dolor ni trastornos digestivos tan exagerados.

Estudios en animales han demostrado que el estrés modifica la composición de la flora intestinal y viceversa, una buena salud digestiva mejora el estado emocional.

Comer demasiada carne y poca verdura

Una alimentación demasiado rica en proteína animal y con poca fibra aumenta la flora bacteriana putrefactiva, que debilita la salud intestinal y aumenta la formación de sustancias cancerígenas en el intestino. Por esta razón es importante acostumbrarse a equilibrar el consumo de carne con vegetales, cambiando las típicas patatas fritas por un acompañamiento de verdura hervida, ensalada o fruta.

patata

La patata hervida resulta muy saludable para el intestino porque le aporta fibra de excelente calidad.

La microbiota protectora es aquella que fermenta la fibra de los vegetales, por lo tanto, es necesario comer abundantes verduras y hortalizas para favorecer su crecimiento en el colon.

Edulcorantes, perjudiciales para la flora intestinal

No se recomienda el uso habitual de edulcorantes. Por una parte, se desaconsejan los edulcorantes artificiales como el aspartamo, la sacarina o la sucralosa, porque un estudio ha demostrado que podrían modificar la flora intestinal y aumentar el riesgo de diabetes y obesidad.

Por otra parte, el consumo de edulcorantes (polioles) como el sorbitol, xilitol, manitol, eritritol,etc., que se encuentran en muchos chicles u otros productos sin azúcar, son laxantes y tampoco se recomiendan.

Incluso si existe obesidad, es preferible el uso de endulzantes naturales como la miel cruda, el azúcar integral de panela o la estevia, todos ellos en moderación. El mejor edulcorante natural es la canela.

¿La leche y los lácteos son adecuados para el intestino?

lacteos

Foto de lácteos

El consumo de leche y de sus derivados lácteos también es un punto discutido en caso de alteraciones intestinales. Algunos estudios han observado una mejora de la salud al retirar los lácteos en personas con celiaquía, enfermedades autoinmunes, lupus, esclerosis múltiple y enfermedad de Crohn.

Por esta razón, en los casos anteriormente mencionados, es posible que el dietista o el médico aconsejen retirar temporalmente los lácteos de la dieta y observar si hay mejorías en la enfermedad.

leche enfermedades intestinales

Leche y lácteos en enfermedades intestinales

Suplementos para la hiperpermeabilidad intestinal

Existen una serie de suplementos adecuados para complementar la dieta y mejorar su efectividad.

dieta intestino agujereado

Dieta para el intestino agujereado

*Información relacionada:

Alimentos que perjudican la microbiota o flora intestinal

Contraindicaciones de los probióticos

punto rojoMás información sobre suplementos para el intestino permeable y enfermedades intestinales.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

22 abril, 2019

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar