Lista de plantas prohibidas para la lactancia

Alimentos, hierbas y tóxicos a evitar durante la lactancia

¿Por qué hay plantas que no se deben consumir durante la lactancia?

Algunos alimentos y plantas aromáticas o medicinales tienen componentes que no son nutritivos y que son capaces de pasar a la leche materna. Algunas veces, estos componentes causan problemas como:

  • Efectos sobre el organismo del bebé lactante, que pueden ser tóxicos y provocar molestias o efectos adversos de mayor o menor gravedad, en función de la planta y la dosis.

  • Efectos sobre la producción de prolactina, que disminuye la producción de leche. Algunas plantas pueden tener efectos hormonales sobre la madre.

  • Mal sabor a la leche materna, que causa el rechazo por parte del bebé. En estos casos, el efecto suele ser reversible, al dejar de comer ese alimento.

lactancia materna

La lactancia materna presenta muchos beneficios para el bebé y para la madre.

¿Qué tipos de plantas son más peligrosas durante la lactancia?

Las plantas pueden ser perjudiciales para el bebé, aunque no lo sean para la madre. Esto es debido a que el metabolismo inmaduro del bebé produce que las plantas y medicamentos tengan mucho más efecto y sean potencialmente tóxicas para los bebés.

El motivo es que el hígado del bebé aún es inmaduro, carece de muchas enzimas, y no puede eliminar o inactivar las sustancias suficientemente rápido. La capacidad de eliminación los riñones del bebé también es baja, de modo que, para eliminar una sustancia, necesita perder muchos más líquidos que un adulto.

Principales tóxicos a evitar durante la lactancia

Las principales sustancias tóxicas que se deben evitar durante la lactancia son las siguientes:

toxicos hogar

Se deben evitar algunos tóxicos presentes en el hogar y el fumar. Cuando la madre que amamanta fuma o respira tabaco, los componentes del tabaco pasan de los pulmones a la leche materna.

Plantas medicinales contraindicadas en la lactancia

Existen una serie de plantas medicinales y preparados que, de forma general, por la presencia de determinados componentes, no se recomiendan durante la lactancia y hay que evitar. Las principales plantas contraindicadas o prohibidas durante la lactancia son:

ajenjo

El ajenjo es una planta con tuyona. Se deben evitar preparados con esta planta durante la lactancia.

  • Plantas con tuyona: Están totalmente contraindicadas, debido a que este componente puede pasar a la leche materna. Algunas se utilizan como aromáticas, en cuyo caso, si se tomasen esporádicamente y en poca cantidad, probablemente tampoco supondría un peligro, aunque no se recomienda. Se desaconseja el uso frecuente de estas plantas y de sus infusiones, tinturas o aceites esenciales.

  • Tampoco se deben tomar infusiones laxantes con plantas purgantes, porque los componentes de estas plantas, que pueden ser eliminados por la leche materna, estimulan fuertemente las fibras intestinales, que son muy sensibles, pudiendo provocar fuertes dolores de vientre en el bebé. Las principales plantas purgantes, que están contraindicadas, son: la cáscara sagrada (Rhamnus purshiana), la frángula (Rhamnus frangula), las hojas de sen (Cassia angustifolia, Cassia senna ), el ruibarbo (Rheum spp.), la coloquintida (Citrullus colocynthis) y el acíbar de Aloe.

  • Plantas ricas en salicilatos y aspirina: Por precaución no se recomienda su uso. Los salicilatos en la leche materna pueden producir exantema en el bebé. La aspirina, con una composición parecida a los salicilatos de las plantas, aumenta el riesgo de síndrome de Reye en menores de 12 años. La aspirina y las plantas con salicilatos se deben evitar: reina de los prados (Filipendula ulmaria), sauce (Salix alba), abedul (Betula spp.), etc.

  • Aceites esenciales: Como norma general, las mujeres que amamantan tampoco deberían ingerir aceites esenciales (ni usar remedios con éstos en los bebés), ya que algunos tienen los componentes tóxicos de las plantas muy concentrados.

Contraindicaciones de los aceites esenciales durante la lactancia

Los aceites esenciales son remedios muy concentrados que, aunque presentan ciertos beneficios aplicados de forma correcta, pueden ser peligrosos durante la lactancia (y, sobre todo, en el embarazo y en niños).

aceites esenciales difusor

De forma externa, se pueden utilizar difusores de aceites esenciales con aromas cítricos para aprovechar los usos de la aromaterapia.

El principal peligro que presentan estos productos es que su calidad y composición varía mucho entre diferentes marcas comerciales. Existen muchos tipos de aceites esenciales en el mercado, y el etiquetado de estos productos es confuso, de modo que algunas marcas pueden contener perfumes o ciertos componentes que no son aptos para uso interno o que son incluso tóxicos.

Además, no todos los aceites esenciales son aptos para uso interno, son extremadamente concentrados y se tienen que utilizar sólo bajo consejo profesional, normalmente diluidos.

Por todo ello, en general, no se recomienda la ingestión de aceites esenciales durante la lactancia. Sí se pueden utilizar aceites vegetales, como el aceite de rosa mosqueta, sobre la piel, para estrías, para la mastitis, etc.

¿Cuáles son los aceites esenciales más tóxicos?

Probablemente, los aceites esenciales más tóxicos son aquellos de plantas que contienen principios tóxicos, como la tuyona, trans-anetol, estragol, pulegona, el ascaridol o el safrol.

El consumo excesivo de estas plantas, en forma de otros preparados, no necesariamente en forma de aceites esenciales puros, también podría provocar efectos adversos (infusiones, remedios, uso alimentario, etc.).

Entre los principales aceites esenciales contraindicados, tenemos (por orden alfabético):

aceites esenciales tipos

Hay muchos tipos de aceites esenciales, y la mayoría están contraindicados durante la lactancia, especialmente en uso interno (no ingerir)

Lista de plantas prohibidas durante la lactancia

La madre que amamanta no debe tomar las siguientes plantas porque están totalmente contraindicadas:

  • Agracejo (Berberis vulgaris): Las raíces secas se venden en herbolarios para los parásitos, para la diabetes, para el colesterol y para adelgazar. Por su contenido en berberina, capaz de pasar a la leche materna. La berberina tiene efectos en el hígado del bebé y puede provocarle efectos adversos. Se asocia a alto riesgo de kernicterus en recién nacidos (encefalopatía bilirrubínica) (Contraindicaciones del agracejo)

  • Anís estrellado (Illicium verum): Aunque la planta se podría consumir de forma esporádica, como hierba aromática, se desaconseja porque han habido intoxicaciones al consumir una planta muy similar y no comestible, potencialmente tóxica, que, por confusión, muchas veces se vende como si fuese anís estrellado (falso anís estrellado o badiana de Japón, Illicium religiosum = Illicium anisatum).

  • Artemisa (Artemisa vulgaris): Planta medicinal ampliamente utilizada, principalmente como emenagoga, y para muchas dolencias, sobre todo nerviosas y digestivas. Aunque su uso está bastante extendido, no se recomienda durante la lactancia por ser una planta rica en tuyona.

caramelos de regaliz

No se deben ingerir caramelos de regaliz durante la lactancia. Estos caramelos se comercializan en muchos sitios, desde quioscos, tiendas de alimentación, herboristerías e incluso en farmacias.

  • Regaliz y caramelos de regaliz (Glycyrrhiza glabra): Por sus efectos estrogénicos, hipertensivos y que incrementan la retención de líquidos, debe evitarse la ingestión de esta planta durante la lactancia.

  • Caulófilo (Caulophyllum thalictroides): Las raíces se daban para inducir el parto. Se han dado casos de bebés que han nacido con convulsiones al tomar las madres esta planta, para inducir el parto.

  • Kava (Piper methyscum): Se utiliza para la ansiedad, pero es una planta tan peligrosamente tóxica, que su venta ha sido retirada en muchos países.

  • Cerezo africano (Pigeum africano): Está contraindicado por su efecto hormonal. Disminuye los niveles de prolactina y disminuye la producción de leche. No se han probado sus propiedades medicinales y es, en general, una planta poco estudiada de la que se desconoce su toxicidad.

  • Cimifuga (Cimicifuga racemosa): Por su efecto hormonal, se considera que podría disminuir la producción de leche. Sus componentes podrían pasar a la leche materna y llegar al bebé.

  • Poleo menta o poleo (Mentha pulegium L.): Por su contenido en pulegona, está totalmente contraindicada la infusión de poleo menta durante el embarazo y la lactancia. La pulegona es abortiva durante el embarazo y un tóxico hepático, renal y neuronal. Se encuentra sobre todo en el aceite esencial de la planta, y en mucha menor dosis en las infusiones, pero, aún así, existen casos de intoxicación graves en lactantes que tomaron pequeñas cantidades de infusión de poleo menta.

  • Aceite de ricino (Ricinus communis): Tradicionalmente se ha utilizado para aumentar la producción de leche pero también para disminuirla. Al contener la planta ciertas cantidades de ricina, principio muy tóxico, se desaconseja totalmente la ingestión de este aceite. Sí se puede utilizar externamente, sobre la piel.

Plantas medicinales que no son seguras durante la lactancia

Muchas veces, no se conocen casos de intoxicación sobre el uso de algunas plantas, pero, por precaución, no se recomienda su consumo. En este punto se encuentran la mayoría de plantas medicinales. Son las siguientes:

plantas prohibidas lactancia toxicas

Lámina resumen – infografía de las principales plantas que se deben evitar o que están contraindicadas durante la lactancia.

Lista de plantas no recomendadas durante la lactancia

Se desconoce su efecto y por lo tanto no se conoce la seguridad de las siguientes plantas durante la lactancia:

Remedios con anís durante la lactancia

granos de anis matalahuga

Granos de anís o matalahúga

El anís (Pimpinella anisum L.) y el hinojo (Foeniculum vulgare) son las infusiones más utilizadas durante la lactancia. Se trata de plantas carminativas y antiespasmódicas, recomendadas tradicionalmente para los retortijones y los cólicos.

Las infusiones de anís o/y de hinojo (frutos) contienen mucho anetol, un componente que se elimina por la leche materna. Existe el remedio de se administrar infusiones de estas plantas a las madres, para que pasen los aceites esenciales a la leche materna, y ejerzan un efecto terapéutico en el bebé lactante, normalmente para los gases o los cólicos del lactante.

Lo cierto es que, aunque es un remedio tradicional, se han dado casos de intoxicación. ¡En la dosis está el remedio!

remedios con anis en la lactancia

Remedios con anís durante la lactancia

/ Remedios con hinojo durante la lactancia

¿Albahaca durante la lactancia?

La albahaca (Ocimum basilicum) es otra de las plantas que genera más controversia en cuanto a sus beneficios durante la lactancia. Su uso alimentario es adecuado, siempre que se laven bien las hojas, pues éstas pueden estar contaminadas por bacterias causantes de intoxicaciones alimentarias, o por plaguicidas.

Sin embargo, no se recomienda tomar habitualmente infusiones y remedios con esta planta debido a su contenido en aceites esenciales ricos en estragol. La albahaca de jardinería, aunque es muy aromática, no se debe consumir, ya que es más rica en componentes tóxicos. El aceite esencial de albacaha está totalmente contraindicado.

Alimentos y plantas que pueden cambiar el sabor de la leche materna

Determinados alimentos y plantas con principios amargos podrían cambiar el sabor de la leche materna y dificultar la lactancia. En este caso, no se trata de contraindicaciones graves, ya que sus posibles efectos desaparecerían en unas horas. Son amargos: el diente de león, los espárragos, la cúrcuma, la milenrama, etc.

alimentos amargos

Lista de alimentos amargos

¿Qué plantas se pueden tomar durante la lactancia?

El primer recurso a utilizar cuando existen problemas para amamantar son aquellos menos invasivos y que más influyen en la lactancia. Conviene tener en cuenta:

  • Mal agarre al pecho

  • Técnica de extracción inadecuada con sacaleches

  • Problemas en las mamas

  • Falta de reposo

  • En caso de que todo sea correcto, se puede plantear el uso de plantas medicinales adecuadas:

alimentos y plantas permitidas lactancia

Lista plantas adecuadas durante la lactancia

¿Se pueden dar remedios con plantas medicinales a los bebés?

Los prematuros, recién nacidos, neonatos, bebés y niños pequeños nunca deben tomar remedios con plantas medicinales ni se les debe administrar ningún otro tipo de medicación o suplemento, ya que son muy vulnerables y estas sustancias pueden tener en su organismo efectos adversos graves.

*Véase: Plantas medicinales para bebés

punto rojo Más información sobre la lactancia materna.

Editorial
Escrito por Editorial Equipo de Botanical-online encargado de la redacción de contenidos

Otros artículos de interés

El material que aquí se trabaja tiene carácter informativo. En caso de duda, consúltese con el facultativo.
"Botanical-online" no se hace responsable de los perjuicios ocasionados por la automedicación.

Botanical-online es una página informativa que describe, entre otros temas, los usos tradicionales de las plantas desde un punto de vista terapéutico. Sus descripciones no sustituyen el consejo profesional. Botanical-online no se hace responsable de la automedicación y recomienda consultar con el facultativo.
Aceptar